miércoles, 18 de marzo de 2015

Poemas de doble filo

Cuenta la leyenda que uno, dos, y tres,
y esperan las sirenas el ninonino otra vez.

La luna del coche no está hecha de miel,
ni el gato que lo alza la quiere poseer.

Si la leche no siempre es espectacular,
tampoco su color blanco es fácil de apuntar.


Publicar un comentario